Nota del Autor

Me llamo Joan Planas y soy catalán. En España a algunas personas se le ponen los pelos de punta al escuchar este gentilicio, exclaman como si algo muy grave hubiera hecho «¡Es cataláaan!», aunque otras personas no le dan la menor importancia. Los dos tipos de españoles me los he encontrado por toda España, y con los dos hemos terminado sentados en el bar charlando amigablemente sobre nuestros orígenes.

Soy nacido en un pueblo del centro de Catalunya, Sant Fruitós de Bages. Crecí con padres catalanes y abuelos andaluces, que siempre me hablaron en catalán y me transmitieron el cariño de su tierra natal. Recuerdo ver llorar de emoción a mi abuelo cuando vio en un vídeo la casa de Linares donde había vivido de joven. Hoy, los políticos salen en vídeos pidiendo la independencia, y casi la mitad de Catalunya parece que llora por no poder separarse del resto de España.

De adolescente recorrí España entera con mis padres, viajé solo por Andalucía para conocer la tierra de mis abuelos y viví dos años en Madrid donde me sentí como en casa. Mientras, en Catalunya se alzaban cada día más banderas marcando la catalanidad en ventanas y terrazas, al mismo ritmo que los políticos y los medios marcaban sus diferencias en periódicos y televisiones. Las redes sociales, por supuesto, eran y son campo de batallas ideológicas de los ciudadanos, donde todos se proclaman vencedores de opinión pero ninguno lo es, porque donde no hay entendimiento no hay vencedor, solo uno con más poder que el otro. Y así, entre poderes y egos que no quieren entenderse, los catalanes se unieron para pedir una votación por la independencia. Si me preguntas si quiero que Catalunya se independice, preferiría que no, pero si no nos podemos entender…

¿De verdad no podemos entendernos? ¿tan diferentes somos?

Tantos años juntos y parece que nunca nos hemos escuchado. Por esta razón recorrí el país para entrevistar a los ciudadanos, para preguntarles qué piensan y sienten sobre España, intentado comprender cómo se vive y percibe desde los bares. Qué mejor lugar para escucharnos, que donde nos sinceramos entre cervezas, cafés o el sabroso té de Melilla; y sacamos nuestros miedos e ilusiones, nuestras penas y alegrías en una España con las emociones a flor de piel.

Cierto que hoy en día con los catalanes más pendientes de recordar sus orígenes, y el resto de España aparentemente intentando españolizarnos, un catalán recorriendo España consultando a los ciudadanos podría parecer ciencia ficción, pero es real, y aquí os traigo el resultado de mi periplo.

Sorpresa la mía cuando en la primera entrevista en un bar de Madrid, un joven auditor nacido en el año de la Constitución, me dice que se siente madrileño pero no orgulloso de ser español. Creía que este sentimiento era solo cosa de catalanes y vascos, pero a lo mejor, en realidad no somos tan diferentes, aunque desde los medios de comunicación y los políticos nos den esta percepción. Al final, este libro no ha sido un viaje para intentar entendernos entre catalanes y el resto de España, ha sido un viaje para entendernos entre todos los españoles.

A continuación viajarás entre fragmentos de los pensamientos y sentimientos de las más de cien personas que he entrevistado sobre España, recorriendo de bar en bar (cuarenta y ocho en concreto) las principales capitales de cada comunidad. Hablan sobre la cultura de su tierra, los tópicos y prejuicios, la política, la monarquía, la religión, la independencia e infinidad de temas que tejen la sociedad española en su día a día. No juzgo a nadie, solo he pretendido escuchar y dar voz. A lo mejor si escuchamos y reflexionamos lo que los demás piensan y sienten, podremos vivir juntos respetando las diferencias de cada uno, tanto en España como en el resto del mundo.

Deseo que este sea un pequeño paso para sentarnos y entendernos amigablemente, sin tópicos ni prejuicios, en los bares y fuera de ellos.

España desde el bar está financiado con mis propios ahorros, si quieres apoyarme puedes hacerlo aquí, gracias.

Esta es la ruta que hice por España entre octubre y diciembre (2014):

Madrid – Santiago de Compostela – Oviedo – Santander – Bilbao – Pamplona – Logroño – Valladolid – Zaragoza – Valencia – Murcia – Granada – Melilla – Ceuta – Cádiz – Sevilla – Mérida – Toledo

Ruta enero y septiembre (2015):

Mallorca – Canarias – Barcelona

Si quieres conocer más sobre mí puedes curiosear en mi web, en facebook, twitter, instagram y linkedin o contactarme por email.



Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia web. Si continúas navegando aceptas la política de cookies. CERRAR